¿Para qué sirve una Llave Inglesa?

La llave inglesa es una herramienta manual que sirve para apretar o aflojar tornillos, pernos y tuercas con cabezas cuadradas o hexagonales. La llave inglesa sujeta los tornillos o tuercas, y haciéndola girar, ejerce una torsión sobre el elemento que se va enroscando o desenroscando según el sentido del giro que se le dé a la llave.

para que sirve llave inglesa

A la llave inglesa también se la llama llave ajustable (en inglés adjustable wrench o Adjustable spanner), llave francesa o llave perica.

Partes de la Llave Inglesa

Una llave inglesa se conforman por tres partes:

  1. El mango
  2. La boca o  mordaza
  3. El sistema de ajuste

partes de la llave inglesa

El Mango

Puede estar recubierto de goma o caucho para una mejor ergonomía y un mejor agarre y sujeción. Aunque lo más usual es que esté libre de cubierta, todo de metal. En la parte final del mango suele tener un agujero para poderla colgar o atar.

La Boca o Mordaza

Redondeada en el extremo, se compone de:

  1. Una parte fija
  2. Una parte móvil

Normalmente, tiene un ángulo de unos 15º con la línea del mango. Puede estar calibrada con el tamaño de apertura para facilitar la apertura en función de la medida que vayas a necesitar. El tamaño de la mordaza determinará el tamaño de los tornillos y tuercas para los que servirá.

El Sistema de Ajuste

Está hecho por una rosca sinfín que hace desplazar la parte móvil de la boca a través de una barra dentada o tornillo que va pasando por el sinfín. Está diseñado para que la rosca se pueda hacer girar con el dedo pulgar mientras el resto de dedos sujeta el mango y así poderla ajustar al tornillo con una sola mano.

Uso correcto de la Llave Inglesa

llave para tuercas

La forma correcta de utilizar esta herramienta se logrará teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Utilizar siempre una llave de un tamaño proporcional al elemento que queremos apretar o aflojar.
  • Asegurar de que las dos partes de la boca de la llave inglesa están tocando y abrazando completamente ambas caras de la tuerca o tornillo. De este modo la llave transmitirá toda la fuerza de torsión al tornillo o tuerca.
  • Colocar la llave de forma perpendicular al eje del tornillo. Esto hará que la fuerza de torsión se transmita de manera más eficiente al tornillo.
  • Para mayor seguridad, se recomienda realizar la torsión en dirección hacia el operario que está realizando la fuerza, en lugar de empujar la llave.
  • Cuando se requiere desenroscar una tuerca que está bien apretada a un tornillo, siempre se hará ejerciendo una fuerza de giro constante y creciente. Nunca se hará a base de golpes.
  • Cuando la tuerca se haya librado de la sujeción al tornillo la llave «saltará» y se habrá aflojado la tuerca hasta el punto de poderla girar directamente con las manos.

¿De qué material está hecha la llave inglesa?

La mayoría de las llaves inglesas están hechas de acero inoxidable en aleación con otros materiales como el cromo o el molibdeno.

En el proceso de fabricación se templa y se le aplica una oxidación por una fase de fosfatado para que la llave inglesa no se vuelva a oxidar y mantenga su color original que suele ser plateado o negro.

El proceso de templado consiste en calentar a 800-900 grados y después en enfriar en agua y aceite. Este templado es el que logra la dureza de la llave y evita que se resquebraje al ejercer fuerza sobre ella.

Características de la Llave Inglesa

La característica principal de la llave inglesa es que se adapta a diferentes tamaños de cabezas de tornillos y tuercas lo que la diferencia de las llaves de tamaño fijo.
La llave inglesa tiene una parte fija y la otra se regula, normalmente mediante una rosca sin fin que hace correr la otra parte móvil. Esta parte ajustable es la que consigue que la llave inglesa se ajuste a una gran cantidad de medidas y diámetros de tornillos, tuercas y pernos.

llave ajustable

Las dos partes, la fija y la móvil, están dispuestas de forma paralela para ejercer un efecto mordaza, y forman una especie de boca que es la que «morderá» al elemento a apretar. La superficie que entra en contacto con la tuerca o tornillo es lisa y plana. De este modo se consigue una sujeción total que facilita el giro del elemento que queremos hacer girar con la llave.

Para utilizarla, la situaremos abierta como queriendo apretar la tuerca o la cabeza del tornillo e iremos cerrando el ajuste hasta que la parte móvil y la parte fija lleguen a tocar la cabeza por los dos lados. En este punto está lista para apretar o aflojar el tornillo, la tuerca o el perno.

Esta web utiliza cookies. Si continúas navegando estarás aceptando nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba